Biomas Digital

Algunas especies de árboles pueden intensificar las sequías

Pine big tree forest in autumn

Biólogos estadunidenses encontraron que algunas plantas y árboles son prolíficos en condiciones de sequía, pues “gastan agua” del suelo para enfriarse y, en el proceso, hacen que estos periodos de escasez sean más intensos.

Una nueva investigación, realizada por especialistas de la Universidad de Utah, comprobó que los flujos de energía, agua y carbono de los ecosistemas terrestres influyen en la atmósfera, una retroalimentación que puede intensificar eventos climáticos extremos como sequías severas y olas de calor.

“Demostramos que la fisiología real de las plantas es importante”, afirman los biólogos William Anderegg, Anna Trugman y David Bowling quienes encabezaron la investigación, publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Los autores del estudio indicaron que la forma en que los árboles absorben, transportan y evaporan el agua puede influir en eventos extremos importantes para la sociedad, como graves sequías que afectarían a las personas y las ciudades.

Explican que, a pesar de la escasez de agua, algunas plantas y árboles absorben el poco líquido que hay en el suelo para enfriarse, lo cual limita aún más la humedad y con ello la evaporación y la transpiración, por lo que en consecuencia aumenta la temperatura local.

Al estudiar cómo los rasgos de los árboles afectan la forma en que los bosques pueden manejar las condiciones cálidas y secas, los investigadores descubrieron que algunos poseen un sistema de tuberías interno que frena el movimiento del agua, ayudando a minimizar la pérdida de humedad.

Otros árboles tienen un sistema más adecuado para transportar grandes cantidades de vapor de agua al aire, como aberturas más grandes en las hojas y más capacidad para mover el agua dentro del organismo, lo cual les permite resistir mejor las sequías.

Ya se sabe que los árboles pueden afectar la atmósfera y el clima, debido a que extraen el agua del suelo y la expulsan a la atmósfera, afectando el equilibrio del agua y el calor en la superficie del planeta, que controla fundamentalmente el clima.

En algunos casos, como en la selva amazónica, todo ese vapor de agua puede provocar una precipitación repentina, pero hay otros que son todo lo opuesto y agravan las sequías.

Los investigadores utilizaron y compararon información de 40 sitios alrededor del mundo sobre los flujos de calor, agua y carbono que entran y salen del agua, así como sobre qué especies de árboles prevalecían alrededor de la instrumentación.

Es cierto que las regiones cálidas y secas tienden a tener más plantas y árboles que se adaptan a esas condiciones, pero independientemente del clima, algunas especies hacen un uso intensivo del agua, como los robles, lo cual puede exacerbar una sequía, sostienen.

“Comprender esta relación entre los árboles y las condiciones de sequía ayudará a los científicos del clima y a los líderes a planificar respuestas a futuros efectos del cambio climático, que se prevé podría atizar la sequía en muchas regiones del mundo”, puntualiza la investigación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: