Biomas Digital

Haciendas de Yucatán y Fuertes de Campeche

Scroll down to content
72233668_2466464396929885_4139334242586853376_n
Yaxcopoil

Por Mariana Flores

Finalmente, hoy salimos de Mérida, vamos a extrañar ese airbnb, aparte de cómodo tiene una alberca pequeña y pues nada como tener alberca en casa. Una de las actividades que quería hacer era visitar haciendas, y esto está relacionado con el henequén, los yanquis, la esclavitud, el porfiriato y demás cosas que pasaron en Yucatán durante el siglo XIX y XX.

Las haciendas en sí, son edificios hermosos y en su gran mayoría ahora son hoteles, spas y restaurantes, tuve la suerte de encontrar dos abiertas al público en el camino a Campeche Yaxcopoil y Ochil, y cada una es una experiencia completamente diferente de la otra.

72760527_757108594735178_2675318365421043712_n.jpg
Motor de despulpadora, Yaxcopoil 

Yaxcopoil. Yaxcopoil es una hacienda henequenera que pertenece a la misma familia desde 1864, y se han encargado de mantenerla como museo, en ella está todo como vivían los hacendados en ese momento, sillas mesas e incluso un jarrón chino (no se de cultura china, así que no sé el tipo de jarrón, pero les dejo foto, se me hizo interesante que estuviera tan lejos de su lugar de origen).

73081043_2139571486148196_3819457615390310400_n
Planta de Procesamiento de Henequén

Ahora, si planean solo darse una vuelta, y ver lo bono, con eso la hacen, si quieren aprender, contraten los servicios de un guía, a nosotros nos atendió el señor Artemio Avalos, quien es originario del pueblo, y aunque ya había leído acerca de la vida en Yucatán en una henequenera, no hay nada como beber de la fuente.

El señor Avalos nos dio una clase de historia viva, ya que aún le tocó trabajar en los últimos años de funcionamiento de la hacienda. Nos explicó, por ejemplo, la unión iglesia-brujo-patrón, una de las maneras de control a los peones era por medio de la misa, los peones llegaban a misa y ahí mismo los contaban antes de ir a trabajar, en caso de no estar, se iba por ellos y definitivamente no se los pedían por favor, los castigos corporales eran una cosa común.

En cuanto al brujo, se decía que, si alguien estaba fuera de su casa después del anochecer, llegaba un brujo y se los llevaba, por lo que comentan, pasaban con algo haciendo ruido y con ello lograban que no salieran.

Otra cosa interesante, y que fue un sistema diseñado para mantener a los peones atados fue la tienda de raya. La tienda de raya era un sistema para dar la impresión de que estaban siendo pagados, pero en realidad no lo eran.

Las tiendas de raya hacían varias cosas: Como los peones so sabían contar, aun cuando tuvieran más “monedas” les alcanzaba para lo mismo.

La deuda era por familia, y cuando el padre moría se pasaba a los hijos, además de la deuda a la que incurrían los hijos cuando se casaban Otra de las cosas, cuando estaba la construcción de la hacienda, al final del día tenían que traer una piedra para apoyar y en la construcción.

Yaxcopoil es un tesoro que de conocimiento e historia viva. Costo: $100 por persona Guía: por propina

72356429_797301024056766_5222436776009793536_n
Ochil

Ochil es una hacienda-restaurante-salón de eventos. Fue una experiencia totalmente diferente, aquí hay costo por entrar si no consumes en el restaurante, y como estábamos que nos mordiamos unos a otros, desayunamos ahí.

Esta hacienda es muy bonita y tiene un cenote-alberca, además la comida es muy buena, las aguas deliciosas.

La particularidad es que tienen un artista de planta, Abraham Tzab Chib, de Ochil, si quieren ver su trabajo, lo encuentran en el libro Grandes Maestros del Arte Popular Iberoamérica.

Él tiene en venta desde cosas sencillas, hasta estelas de miles de pesos, y compré un porta velas, donde se ven conchas incrustadas en la piedra. Costo: $40 si no consumes en el restaurante.

Terminada la visita a las haciendas, salimos directamente hacia los fuertes de Campeche, solo pudimos entrar a San Miguel , porque el INAH no tiene registro que San José está cerrado desde enero del 2019. Así que hablemos de San Miguel.

72541628_903178230082049_458026749943349248_n.jpg
Mondadientes de oro, recuperado de naufragio

El fuerte de San Miguel es el más pequeño de los dos, y consta de muy buenas salas. Pangea y dinosaurios, descubrimientos en cuevas y donde tiré baba, una sala de artículos sacados de un naufragio.

Se recorre en unas dos horas, yo tuve 50 minutos así que básicamente la recorrí con música de Mario Bros, pero lo logré.

Tienes que estar fuera del museo a las 4:55, y tiene una vista fenomenal de la ciudad. Costo: general $65 Estudiantes gratis

72352711_2561805010772876_3101882229358329856_n.jpg
La Feria

De ahí, al hotel favorito de Campeche, Maya Ah Kim Pech, pero el que está a lado de la calle 59 (la 59 es la calle andador de los restaurantes y bares)

Está a unas cuadras de la puerta de tierra dentro de la ciudad amurallada y es la tercera vez que lo visito. En actividades no planeadas estuvo una visita a una feria que de casualidad estaba en los mismos días, de esas de juegos extremos.

La frase del día: “Lo único que tiene en la cabeza son cejas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: