Biomas Digital

En riesgo, alimentación por extinción de plantas

ingredientes1-e1425538700506-628x420

Notimex

La alimentación de los habitantes del mundo está en riesgo, de acuerdo con un descubrimiento realizado por botánicos, que afirmaron que alrededor del 40 por ciento de las plantas son “raras” o “extremadamente raras” y estarían en peligro de extinción.

Un segundo equipo de investigadores, en un estudio separado, estableció que algunas de estas especies “raras” o “desaparecidas” podrían incluir a los parientes silvestres de algunas de las verduras más populares del planeta.

Los dos estudios importan. El primero subraya una razón para considerar nuevas y determinadas estrategias de conservación para preservar la biodiversidad, ya bajo la presión de la explosión demográfica humana, la destrucción de hábitats naturales y la inminente catástrofe del cambio climático, impulsada por el rápido aumento de las temperaturas mundiales.

El segundo estudio podría referirse a la cotidiana pregunta ¿qué vamos a comer? Muchas plantas “raras” son sobrevivientes gracias a que desarrollaron recursos para adaptarse, pero en un mundo que cambia rápidamente, los investigadores pueden necesitar volver a los parientes silvestres para buscar los genes que mantendrán las zanahorias, calabacines, calabazas y pimientos comerciales en los supermercados.

Científicos internacionales informan en la revista “Science Advances” que trabajaron durante 10 años y compilaron 20 millones de registros para crear un censo de plantas simple: los bosques, praderas, matorrales, tundra y pantanos del mundo salvaje albergan alrededor de 435 especies únicas de plantas.

De ellas, 36.5 por ciento se consideran “extremadamente raras”, con lo cual los investigadores quieren decir que esas especies se han observado y registrado menos de cinco veces en los últimos 300 años de investigación botánica.

“Según la teoría ecológica y evolutiva, esperaríamos muchas especies raras, pero el número real observado fue bastante sorprendente”, dijo Brian Enquist, de la Universidad de Arizona, quien dirigió el equipo. “Hay más especies raras de lo que esperábamos”.

Las especies “raras” tienen más probabilidades de agruparse en lo que los ecologistas llaman “puntos calientes”: el norte de los Andes, en América del Sur; Costa Rica, Sudáfrica, Madagascar y el sudeste asiático, lugares que tienen en común que, durante millones de años, han mantenido climas estables.

Pero es posible que estos sobrevivientes no tengan un futuro estable, ya que los niveles más altos de gases de efecto invernadero se vierten a la atmósfera por el uso de combustibles fósiles, por lo que las temperaturas globales continúan en aumento.

Pérdida significativa por delante

Pero eso aún no es el peor escenario. “En muchas regiones aumentan la agricultura, las ciudades, los pueblos y el uso de la tierra”, dijo el profesor Enquist. “Esa no es la mejor noticia, porque todo indica que habrá una reducción significativa de la biodiversidad, principalmente en especies raras, porque su bajo número las hace propensas a la extinción “.

Los seres humanos dependen de la naturaleza para sobrevivir: la biodiversidad (plantas, hongos, mamíferos, aves, peces, anfibios, reptiles, etc.) proporciona todo el alimento humano, la mayoría de los medicamentos, combustibles, telas y textiles que calientan y albergan a siete mil 700 millones de personas, al tiempo que mantiene el suministro de agua, aire, polinizadores de cultivos, etc.

Una nueva investigación publicada en la revista “Plants, People, Planet” confirma una vez más que muchos de los ancestros y primos salvajes de los cultivos que nutren a miles de millones podrían estar en riesgo.

Sin conservación

El último estudio confirma que el 65 por ciento de las calabazas silvestres y más del 95 por ciento de los chiles silvestres no se conservan formalmente en ningún banco de genes protegido por científicos conservacionistas.

“Los parientes silvestres se usan para producir cultivos adaptados a condiciones más cálidas, más frías, más secas, más húmedas, más saladas y otras condiciones difíciles”, dijo Colin Khoury, del Centro Internacional de Agricultura Tropical, “pero se ven afectados por la destrucción del hábitat, la sobreexplotación, el cambio climático, la contaminación y las especies invasoras. Algunos desaparecerán sin una acción urgente “.

“La extinción es para siempre; es una pérdida no sólo en términos de su evolución y persistencia en el planeta, sino también una pérdida para el futuro de nuestra comida”, expresó Khoury.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: