Una vio­lo­nis­ta toca du­ran­te su ope­ra­ción de ce­re­bro para salvarle sus manos

000_1P42JO-720x436

Fotografía: KING’S COLLEGE HOSPITAL / AFP

Una vio­li­nis­ta ayu­dó a los mé­di­cos a no da­ñar una im­por­tan­te zona de su ce­re­bro to­can­do su ins­tru­men­to du­ran­te la ope­ra­ción para ex­traer­le un tu­mor, anun­ció el hos­pi­tal Kin­g’s Co­lle­ge de Lon­dres.

Los ci­ru­ja­nos han desa­rro­lla­do una téc­ni­ca que les per­mi­te ve­ri­fi­car en tiem­po real que las áreas del ce­re­bro res­pon­sa­bles del mo­vi­mien­to de las ma­nos no se vie­ran afec­ta­das du­ran­te este de­li­ca­do pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co, des­ta­có el hos­pi­tal en su si­tio en in­ter­net.

Dag­mar Tur­ner, una vio­li­nis­ta de 53 años, in­te­gran­te de la or­ques­ta sin­fó­ni­ca de la isla de Wight (sur de In­gla­te­rra), fue diag­nos­ti­ca­da de un tu­mor ce­re­bral de cre­ci­mien­to len­to en 2013. En­ton­ces pro­gra­mó su ope­ra­ción cuan­do se desa­rro­lla­se el tu­mor.

La ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca se lle­vó a cabo el mes pa­sa­do.

La idea de ha­cer­la to­car su ins­tru­men­to des­per­tán­do­la de la anes­te­sia en me­dio de la ope­ra­ción tuvo como ob­je­ti­vo pro­te­ger cé­lu­las im­por­tan­tes ubi­ca­das en el ló­bu­lo fron­tal de­re­cho de su ce­re­bro.

Esta zona, ubi­ca­da jus­to al lado del sec­tor ope­ra­do, con­tro­la en­tre otras co­sas la mano iz­quier­da, esen­cial para to­car su ins­tru­men­to.

“La idea de no po­der to­car más me des­tro­za­ba el co­ra­zón”, se­ña­ló Tur­ner, quien agra­de­ció al equi­po mé­di­co por ha­ber he­cho “todo lo po­si­ble”, lle­gan­do in­clu­so a de­ter­mi­nar en qué po­si­ción ope­rar­la para que ella pu­die­ra to­car.

“Ha­ce­mos unas 400 re­sec­cio­nes (ex­tir­pa­ción de tu­mo­res) al año, lo que a me­nu­do im­pli­ca des­per­tar a los pa­cien­tes para rea­li­zar­les prue­bas de len­gua­je”, in­di­có el ci­ru­jano jefe en la ope­ra­ción, Ke­you­mars Ash­kan, “pero fue la pri­me­ra vez que hice to­car un ins­tru­men­to a un pa­cien­te”.

Se­gún éste, el 90% del tu­mor fue ex­tir­pa­do, “in­clu­yen­do to­das las zo­nas sos­pe­cho­sas de (re­gis­trar) una ac­ti­vi­dad agre­si­va”, en tan­to se le per­mi­tía a la vio­li­nis­ta “con­ser­var el uso pleno de su mano iz­quier­da”.

“Gra­cias a ellos, es­pe­ro re­in­te­grar­me muy pron­to a mi or­ques­ta”, sub­ra­yó Tur­ner, quien aban­do­nó el hos­pi­tal tres días des­pués de su ope­ra­ción.

Por:  | AFP |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .