Biomas Digital

Conabio exige rescatar y valorar la Selva Maya

shutterstock_728659636-768x432

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) hizo un llamado a la valoración y conservación de los bosques, haciendo énfasis en la Selva Maya, uno de los bosques tropicales más importantes de Mesoamérica, que se extiende por el sureste mexicano, el norte de Guatemala y parte del territorio de Belice.

Esta región tiene una importante función en términos de producción de agua y mantenimiento de la conectividad paisajística, ya que los múltiples corredores ecológicos permiten la movilidad entre especies.

Sin embargo, enfrenta impactos como la deforestación o degradación de la vegetación y del suelo por la ganadería, agricultura, infraestructura, incendios forestales, tala ilegal, uso de pesticidas, y por el tráfico ilegal de especies, la extracción de maderas preciosas y de toda clase de organismos para su venta.

La Conabio consideró que “la suma de esfuerzos en las fronteras entre los países que comparten la riqueza natural de la Selva Maya, es fundamental para implementar estrategias conjuntas de mitigación de estos impactos”.

Destacó que este bosque tropical ha sido hogar de gran cantidad de árboles considerados como “maderas preciosas” por su calidad, como el cedro, la caoba, el palo de rosa, el chechén, el chicozapote, el ciricote y otros; además de ser refugio de especies como el pecarí de labios blancos, el mono araña, el mono aullador, el tapir, el tlacuache dorado, el águila solitaria, el cocodrilo de pantano, las iguanas, boas, serpientes de cascabel, varios tipos de ranas, sapos y salamandras.

También alberga gran variedad de orquídeas endémicas, pero es preciso señalar que varias de las especies mencionadas se encuentran en alguna categoría de riesgo.

La Conabio busca generar conciencia de la gran importancia de la Selva Maya y de todos los bosques de México, para lo cual invitó a sumarse y participar en la difusión de la importancia de la región, a través de la plataforma Naturalista https://www.naturalista.mx/projects/selva-maya?tab=species

Por otra parte, mencionó que las principales amenazas que enfrentan los bosques son la tala de grandes extensiones para el desarrollo de la agricultura y de la industria maderera, además de que se han utilizado para el pastoreo extensivo. Son afectados por incendios forestales, transformación de suelos para agricultura o ganadería, cacería de subsistencia y tráfico ilegal de especies.

Señaló que a través del documento “Capital Natural de México” se muestra que la mitad de los bosques tropicales y templados del mundo ha desaparecido, y México no es la excepción, además de que el deterioro continúa.

La obra “Capital natural de México”, coordinada por la Conabio, es un esfuerzo que compila y analiza el conocimiento más actualizado y confiable que existe a nivel mundial sobre la megadiversidad biológica de la nación.

Respecto a las especies que existen en México, mencionó que los bosques templados conocidos como bosques de coníferas, bosques de pino, bosques de oyamel o bosques mixtos de pino y encino, retienen el agua de lluvia, facilitan que se infiltre al subsuelo y se recarguen los mantos acuíferos; disminuye la erosión al aminorar la velocidad del agua y sujetar la tierra y reduce el riesgo de inundaciones; ofrece hábitats distintos para gran variedad de seres vivos, y provee de una amplia gama de productos, entre los cuales la madera es muy importante.

En México también existen los bosques nublados, conocidos como bosque mesófilo de montaña, bosque de niebla, selva nublada, entre otros, que se distribuyen en zonas muy húmedas, como en las partes altas de la Sierra Norte de Chiapas, Sierra Madre del Sur (Guerrero y Oaxaca) y de Jalisco.

Este tipo de bosques son los ambientes preferidos para sembrar café, sobre todo el de buena calidad “café de altura”, a la sombra de los árboles del dosel. Los servicios ambientales que proporcionan son la: captura de agua y de carbono, belleza paisajística, filtración de contaminantes del aire, suelo y agua, regulación del clima, además nos proveen de productos forestales como alimentos, medicinas, leña, maderas, fibras naturales y remedios medicinales.

Por último, en las planicies costeras, en la cuenca del Balsas y en la península de Yucatán, se distribuyen los bosques tropicales, también conocidos como selvas secas y selvas húmedas. Estos bosques, los más diversos de México, han sido drásticamente reemplazados por potreros para la ganadería y zonas agrícolas, concluyó.

Notimex

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: